Little Big Blog

18 regali
El drama italiano es una dulce, emtotiva y trágica historia sobre la trascendencia del amor a pesar de la barerra de la desaparición física.
Ricardo A. Chacón
18 regali
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

18 Regali (o “18 Regalos”) es una dulce y melancólica tragi-comedia italiana del director Francesco Amato para Netflix. Protagonizada por Vittoria Puccini y por Benedetta Porcaroli.

La trama cuenta la historia de una madre embarazada que descubre que tiene cáncer terminal, y decide dejar antes de su partida varios regalos a su hija Anna, para cada año que cumpla hasta alcanzar los 18. La temática del film puede englobarse en las ideas de cómo una persona, incluso transcendiendo la barrera de su desaparición física, puede demostrar su amor por otros después de su muerte; y cómo, sea a través de recuerdos o manifestaciones dejadas, tal persona nunca abandona realmente la vida de aquellos a quienes amó.

Los 18 regalos que prepara Elisa para su aún-no-nacida hija, Anna, son una bella y emotiva representación de como ella espera poder seguir presente en su vida. Son el mecanismo central que mueve la trama de la película, y al mismo tiempo sirven como expresiones de cuánto Elisa deseaba demostrar a su hija que la amaba y llenar el vacío de su ausencia con amor presente. Pero el inconveniente está en que Anna siente lo contrario. Debido a que su madre falleció durante el parto, su cumpleaños es siempre un recordatorio de como ella no está y de cómo con el pasar de los años sus regalos se vuelven una carga. Anna además, posee una personalidad diferente a la que su madre visualizó; más bien rebelde, muchos de los regalos que aquella le deja no logran encajar con ella.

De esta manera, la película busca reparar la relación a través un accidente de tránsito. Anna, quién habiendo cumplido 18 años y rehusado a abrir su último regalo, viaja y despierta en el pasado; conoce a su madre cuando ésta se encontraba aún embarazada de ella y descubre que tiene cáncer. Tal encuentro, así como la convivencia de los días siguientes, les permite relacionarse, ayudando a Anna acercarse a su madre y compartirle sus gustos y preferencias para ayudarla a esta a escoger sus dieciocho próximos regalos de cumpleaños.

Es una historia tierna, emotiva y, por supuesto, trágica. Los días juntos le permiten a Anna aceptar la muerte de su madre y entender como a pesar de esta, ella ha estado presente a lo largo de toda su vida.

18 Regalos (2020)

El amor logra trascender la muerte, el tiempo e incluso dimensiones, en especial cuando esa persona o su recuerdo nunca dejan la vida de otras personas. La muerte verdadera se encuentra en el olvido, lo que inspira a Anna para que al volver al presente, decida celebrar la vida y lo positivo de su madre en lugar de entristecerse por su ausencia. El momento definitivo en que se representa esto es cuando Anna acepta el vestido que su madre le dejó como último regalo. Es anticuado y pasado de moda, pero para Anna simboliza el recuerdo y la emoción de haber podido elegirlo junto a su madre y tenerla ahí presente. Como a pesar de la enfermedad, la muerte no la detuvo en su idea de querer estar presente para su hija.

La película no es perfecta, ya que algunas escenas se sienten algo abruptas y, honestamente, a veces las acciones de los personajes no siempre están 100% justificadas, pero es que tampoco busca serlo (ni debe). Basada en una historia real, el director da rienda suelta a su imaginación para celebrar la vida de aquellos hemos amado y han partido, dándose libertad para contar esta historia de una forma fantástica y  conmovedora.

Vale la pena pensar en cómo, a pesar de la muerte o desaparición de alguien de nuestras vidas, por más doloroso que sea, lo lindo que han dejado en nosotros deja una marca que llevaremos toda la vida. Esta es la idea que la película busca resaltar y aún cuando algunos inconvenientes, deja un sabor dulce al finalizarla.

Del autor:

Más en Cine: