Little Big Blog

Antología

Ricardo A. Chacón

Cerros de cemento

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
"Con el tiempo el cemento empezó a acumularse y unirse con el resto de la naturaleza"

«Cerros de Cemento» es uno (1) de tres (3) relatos de la antología literaria «Memorias del Concreto Armado», la primera de una serie de recopilaciones de cuentos, ensayos, poemas y relatos relacionados a símbolos, vivencias e interacciones dentro del imaginario venezolano.

Ávila I, de la serie “El Ávila es azul”, 1993 / Fotografía de Ricardo Jiménez ©ArchivoFotografíaUrbana

Cerros de Cemento

Entre nostalgia y alegría nacen las metáforas de vida. Hoy despierto, desayuno mi comida favorita y bebo del café comunal de mi casa. Me preparo para salir en el auto, lentamente cumplo el proceso y en medio del camino a mi destino rutinario me detengo a observar el cerro de cemento que se atraviesa en el parabrisas del carro.

De inmediato me produce curiosidad la silueta de estos cerros raros, e inmediatamente me informo. Descubro que los cerros de cemento son producto de la acumulación de la materia de la antigua gran industria (emblemática, en su momento) de la ciudad de Valencia.

Petare, puente del ferrocarril, 1960 / Fotografía de Alfredo Cortina ©ArchivoFotografíaUrbana

Con el tiempo el cemento empezó a acumularse y unirse con el resto de la naturaleza; haciendo un balance perfecto entre lo áspero e insensible y lo natural y puro. Fue en ese entonces cuando me di cuenta que los cerros de cementos somos nosotros, llenos de sentimientos puros, buenas acciones, espiritu y sensibilidad humana; y al mismo tiempo, repletos en mismas cantidades de odio, rabia, vicios, capacidad de hacer daño a otros y demás.

Somos nosotros, los cerros de cemento; formaciones a la vez naturales y articiales, de demonios rígidos y espíritus hermosos.

Complementa este artículo leyendo Caracas es una paliza y Retratos de una ciudad en busca de su identidad, también de la antología «Memorias del concreto armado».