Little Big Blog

Música

Ricardo A. Chacón

8.5

The Strokes

The New Abnormal

the strokes the new abnormal
RCA | 2020

8.5

The Strokes han vuelto con el que es –sin dudas– su mejor álbum desde Room on Fire.

Tras todos los problemas que han sido la imagen de la banda durante los últimos años, impresiona como luego de “tomarse un descanso durante los 2010s” –según las palabras del propio Julian Casablancas– The Strokes han vuelto con el que es, sin duda, su mejor álbum desde Room on Fire. Por primera vez en mucho tiempo, se siente a la banda divertirse tocando sus propios temas –novedosos, honestos y contagiosos. The New Abnormal es un sonido indie rock con trazas de pop, influencias de electrónica y una sentida nostalgia que nos hace preguntar qué pudo haber sido de The Strokes de haber tenido esta mentalidad en los últimos años.

El ábum: un regreso en forma

El récord comieza con un riff de Valensi y Hammond Jr. reconocible a kilómetros de distancia, luego la percusión electrónica de Fab Moretti y “The Adults are Talking” es la declaración de que The Strokes han regresado oficialmente; esta vez con el propósito de redimir sus últimos esfuerzos discográficos frente a su público. “We are trying hard to get your attention” canta la voz rasgada de Julian con el sentimiento de ‘hípster despreocupado’ que él mismo había logrado popularizar antaño. Y vaya que lo han logrado. Es una de las mejores canciones que han hecho en años y, a partir de aquí, la emotividad festiva de las canciones que le siguen mantiene el momentum.

La primera mitad del álbum es excelente, incluyendo highlights como la balada “Selfless” o la electrizante “Brooklyn Brigde to Chorus”, llena de los sonidos característicos e irresistibles que les hicieron famosos,  así como el ‘emotion-lushed’ single “At the Door”, que mejora cada vez que vuelve a ser escuchado. Julian está en una lucha constante consigo mismo al hablar de relaciones y momentos del pasado, pero intenta apreciar lo que tiene frente a si ahora y evolucionar con ello. Y es exactamente con lo que cumple la banda en su sonido hasta este momento del disco. Siempre buscando innovar, experimentar y jugar con nuevas formas, como en “Eternal Summer”. El cierre del disco no se queda atrás, con otros pasajes más que decentes y el énfasis en experimentar, como en “Why are Sundays so Depressing?” y las baladas “Not the Same Anymore” y “Ode to the Mets».

Algunas canciones pueden sentirse algo extensas –hablamos de un álbum de 45 minutos con solo 9 canciones– y esta búsqueda por innovar no siempre funciona de la mejor manera posible. “Eternal Summer”, por ejemplo, parece sacada de uno de los recientes álbumes de Two Door Cinema Club, con Julian usando un falsetto que agota luego de varias repeticiones; pero al menos las bases para jugar con aquello que funciona y aquello que no, están presentes. Es un récord que demuestra que The Strokes ha renacido para esta nueva década, y –tal como indicaba Hammond Jr.–  ‘emociona por lo que puede venir después’.

Recomendación: The Adults are Talking, Brooklyn Bridge to Chorus y Not the Same Anymore.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Complementa esta reseña leyendo nuestra lista de los 50 mejores álbumes de los 2010s’.